10 ago. 2011

RESUMEN DE LA OBRA “LA VIDA ES SUEÑO”

El más conocido de los dramas filosóficos de Calderón es La vida es sueño (1636), una de las obras de la literatura española de valor universal. Su complejidad, ha dado lugar a infinidad de interpretaciones. La idea central del drama, recogida en los versos “que toda la vida es sueño / y los sueños, sueños son”, contaba con una historia larga, variada e ilustre, pero Calderón la revive y une con otros temas y con unos personajes que llegan a representar a toda la condición humana. Esto hace que sea la obra más comentada de la literatura española, a excepción de El Quijote, de Cervantes. 


Al nacer Segismundo se pronostica que va a ser un engendro de destrucción y que va a dividir al país; por lo cual su padre, el Rey Basilio de Polonia, después de haber estudiado los astros, cree conocer el porvenir de su hijo, y para que no se cumpla decide encerrarlo en una torre perdida entre valles para que nadie conozca su existencia y así evitar los problemas que los astros le habían vaticinado. 
La llegada de la dama Rosaura junto con su escudero Clarín, hace que se cambien las cosas. Rosaura es una dama que ha llegado a Polonia con la intención de recuperar su honor vengándose de Astolfo. El caballo que les traía se ha desbocado y Rosaura y Clarín van a parar a un lugar semejante a una cárcel, en la cual entran. Observan que hay un prisionero, Segismundo, quien se lamenta por verse privado de libertad, don propio del ser humano y del que disfrutan incluso los animales. Ante la presencia de Rosaura y Clarín, Segismundo reacciona con violencia, porque es incapaz de aceptar con resignación y estoicismo su destino. 

Nadie podía hablar con Segismundo, tan sólo un hombre que se hacía llamar Clotaldo. Cuando descubre que Rosaura y Clarín han entrado en la torre éste recrimina a los guardias que como han dejado entrar a Rosaura y a Clarín, y les pide que los encierren. 
Más tarde, Clotaldo, el cual observa la espada que portaba Rosaura, se da cuenta de que Rosaura es en realidad su hija perdida, y se plantea un gran dilema. 

De pronto, aparecen en escena, tres nuevos personajes: Astolfo (el conde de Moscovia, que quiere ser el heredero al trono), Estrella y el rey Basilio. Estrella y Astolfo son prometidos. 
Astolfo sólo quiere casarse con Estrella por cuestiones de poder. Estrella es prima de Segismundo, de la cual el se enamorará. 

Finalmente se les perdona la vida a Rosaura y Clarín por haber entrado en la torre y Rosaura comienza a trabajar como sirviente de Estrella, la cual la llama “Astea”. El rey Basilio, dudoso de la veracidad de los astros, decide poner a su hijo a prueba, para comprobar si era verdad ese desastroso porvenir. Por ello, ordena a Clotaldo que traiga a su hijo Segismundo a palacio, no sin antes suministrarle una pócima para dormir, ya que, en caso de que el rey decidiese devolverlo a la torre por el peligroso comportamiento de su hijo, éste pensase que todo sólo había sido un sueño. 
Segismundo despierta aturdido, sorprendido y confuso en palacio. Clotaldo intenta explicarle la situación y el porque de su encierro. Segismundo trata de atacar en un principio a Clotaldo. Más tarde comienza también a discutir de forma vehemente con Astolfo. Segismundo, una persona que llevaba tanto tiempo encerrado, cuya única educación proviene de la enseñanza impartida por Clotaldo, reacciona de una forma muy violenta en este primer “encuentro con la “realidad. Finalmente termina arrojando a un criado por la ventana. 



Basilio y Segismundo comienzan a hablar sobre el porqué de su encarcelamiento en la torre. Basilio decide volver a encerrar a su hijo debido a su terrible reacción, confirmando la veracidad de ese temido futuro. Clotaldo le comenta a Segismundo que hay que hacer el bien siempre, ya que esta vida es como un sueño y lo que importa es la venidera, la eterna. 
Segismundo despierta de nuevo en la torre. Es en este momento cuando Segismundo se da cuenta de la razón que tenía Clotaldo y entra en un período de reflexión filosófica. Comienza aquí el famoso monólogo de Segismundo, el cual culmina con la frase célebre “ y que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”. Mientras tanto surge un problema en la relación entre Astolfo y Estrella, ya que ésta le pide un retrato a Astolfo, el cual le entrega un retrato de su antigua amada, Rosaura. Rosaura es la criada de Estrella, y es ella la que le tiene que entregar el retrato. Estrella se enfada mucho al respecto. Rosaura argumenta que ella no tiene nada que ver, pues fue, según ella, Astolfo quién cogió el retrato. 


Por otro lado, el pueblo se entera de la existencia de Segismundo, heredero pues legítimo del trono. El pueblo, apoyado por los soldados deciden rescatarle y ponerle en libertad. Le comentan a Segismundo la situación, que Astolfo es el futuro heredero al trono, hecho que ellos no quieren. Segismundo se limita a pensar que todo es un sueño. Comienza entonces una batalla. Clotaldo decide ayudar a su rey, ya que es a él a quien le debe lealtad. Rosaura le pide a él que no participe en la batalla. Debido a sus responsabilidades como ayudante y defensor del rey tiene que negar la petición de Rosaura y marcha a la guerra, no sin antes contarle la verdad y confesarle que él es su padre. 
Clarín, el cual es muy miedoso a la vez que prudente, decide esconderse entre unos arbustos. Pero desgraciadamente una bala perdida alcanza a Clarín, acabando así con su vida. Aconsejan a Basilio que huya. De repente se encuentra con Segismundo, que se arrolla ante él y empieza a alabarle. La guerra termina. 

Al final, Rosaura se casa con Astolfo y Segismundo con Estrella. Clotaldo es premiado por su lealtad y Segismundo castiga a los traidores que le ayudaron a sublevarse contra el rey. La obra culmina con la conversión de Segismundo, el cual ha llegado a la conclusión de que, sea un sueño o una realidad, hay que hacer el bien.